La diferencia entre las supernovas de tipo I y II - inteligenciaes

La diferencia entre las supernovas de tipo I y II

[ad_1]

Las supernovas de tipo I y tipo II tienen algunas características en común, mientras que otras son muy diferentes.

Las supernovas de tipo I consisten en explosiones de estrellas enanas blancas compuestas principalmente de oxígeno y carbono. La enana blanca absorbe la masa de una estrella de neutrones cercana en colisión para aumentar a una masa de 1,4 veces la nuestra. Las condiciones de densidad y temperatura resultantes hacen que el carbono comience a arder explosivamente. En un segundo, se crea una bola de fuego nuclear y la estrella entera se lanza al reino venidero. No queda ningún remanente. Toda la masa de la estrella se expulsa al espacio a velocidades de 6.000 a 8.000 millas por segundo. Estos proyectiles consisten principalmente en elementos más pesados ​​resultantes del proceso de fusión nuclear, además de una pequeña cantidad de oxígeno y carbono. Las enanas blancas casi no contienen hidrógeno y las mediciones posteriores a la explosión han sido consistentes con esto. Se ha encontrado muy poca presencia de hidrógeno en el espectro de supernovas de Tipo I.

Esto no es cierto para las supernovas de Tipo II. Las supernovas de tipo II se producen cuando las estrellas con masas superiores a ocho masas solares se quedan sin energía nuclear e implosionan sobre sí mismas de forma asimétrica. Las causas exactas de la explosión de Tipo II siguen sin determinarse. Se sabe que la expulsión de neutrinos del núcleo condensado es un factor, ya que los neutrinos contienen cientos de veces la energía necesaria para provocar la explosión. Sin embargo, se ha especulado que los neutrinos en realidad pueden llevar demasiada energía lejos de la estrella. El núcleo se queda con muy poca energía para la combustión necesaria. Se han propuesto teorías en las que la emisión de corrientes de energía de masa conocidas como “chorros” o la creación de ondas de choque acústicas son responsables de la explosión. Las simulaciones por computadora esperan arrojar más luz sobre estas teorías en el futuro.

Lee mas  Manera eficaz de enseñar bioinformática a estudiantes universitarios

Otra diferencia conocida entre las supernovas de Tipo I y las supernovas de Tipo II radica en las características del espectáculo de luz emitido durante la explosión. Las supernovas de tipo I siempre tienen un brillo de casi 4 mil millones de veces nuestro sol en el momento de la explosión. Sigue un patrón de luz que disminuye constantemente. La posterior disminución de la luz a esta tasa constante se debe a la desintegración radiactiva de los elementos más pesados ​​mencionados anteriormente. La desintegración radiactiva sigue la ley del tiempo universal de las vidas medias, con diferentes elementos que tienen vidas medias diferentes como una de sus propiedades. Esto se puede utilizar para medir la distancia a las estrellas cercanas considerando las supernovas de Tipo I como las llamadas “velas estándar”.

En las supernovas de Tipo II, la “curva de luz” aumenta hasta una meseta unos meses después de la explosión. Esto proviene de la expansión y enfriamiento de los límites externos de la bola de gas resultante. Las simulaciones por computadora verifican esto a través de la presencia de grandes cantidades de helio e hidrógeno en el espectro de luz de Tipo II, gases que se esperaría encontrar después de la descomposición de los materiales estelares de este tipo de explosión.

Lee mas  FAT (prueba de análisis de campo)

Las supernovas de tipo II nunca se encuentran en galaxias elípticas. Más bien, sus estrellas se encuentran generalmente en los discos de los brazos espirales de las galaxias. Por esta razón, se cree que son estrellas de Población I. Las estrellas de población I forman aproximadamente el dos por ciento de las estrellas y tienden a formarse a partir de elementos más pesados ​​de estrellas gigantes anteriores. Son jóvenes, calientes y luminosas.

Las supernovas de tipo I, por otro lado, generalmente ocurren en el núcleo de las galaxias elípticas. Se cree que son de Estrellas de Población II. Las estrellas de la población II son más viejas, más frías, menos luminosas y están compuestas de elementos más ligeros.

Aunque las diferencias entre las supernovas de Tipo I y Tipo II las hacen parecer tan diferentes como manzanas y naranjas, ambas tienen su origen en explosiones de estrellas supermasivas debido al colapso de su núcleo y sus consiguientes procesos de fusión. Por tanto, pertenecen a la misma clase de fenómenos naturales. Ambos juegan papeles críticos en la evolución estelar y ambos contienen suficientes preguntas sin respuesta para mantener a los astrofísicos curiosos por el futuro imprevisible.

[ad_2]

Leave a Comment